Diario Activo – Dr. Tomas Nuñez – Comunicador, productor-conductor de Perspectiva Semanal Megavisión canal 43 TV.

El silencio es el espacio que nos lleva a la libertad; siempre nos lleva a la luz a la
claridad de todo. Todo lo sabe, por esto, comúnmente, se evade. Nos sigue siempre,
aunque nos adelantemos. Nos espera siempre, pues es la antesala de todo.

Es la gran motivación de los sabios, es la cumbre a alcanzar, donde está el espejo de la
verdad y la ermita de la reflexión, así como el valle libre donde habita la propia
identidad. Es el norte que se quiere conquistar, el sur que se quiere recordar, el este
que se alaba y oeste por el cual trabajar.

El silencio solo se conoce cuando se vive, así sea que se capte solo algo de su esencia,
pues es imposible de abarcar, como la inmensidad, dado que el silencio no tiene altura,
carece de abismos, no relojes, se rige por el tiempo, siempre está y nunca se va. No
tiene fronteras, es extenso, nunca se termina de recorrer y con cada paso que damos
en él, más distante se hace su horizonte. Se entra en él, pero nunca se posee. Tiene
todos los colores, pero no rige ninguno. Es el punto medio de toda distancia y el centro
de todo recorrido. Es sutil, pero fuerte; no cuestiona, y sin embargo todo lo dice. No
niega, y sin embargo todo lo afirma; da todo y nunca miente.

El silencio tiene la frescura de la existencia. Tiene la sutil caricia, la cima del triunfo y la
compasión bondadosa. Tiene la fuerza de la templanza. Su secreto es la sombra, su
sonido es el verbo y su estancia infinita. De todo guarda, porque de todo tiene. Se hace
barca del peregrino, el aliento que motiva y el ideal mismo de los sueños.
Desconoce la orfandad y llama poder al intento. Su apellido es la virtud y su esencia la
libertad.

Comentarios

Comentarios