La supercomputadora Juwels (abreviatura de Julich Wizard for European Leadership Science), la más potente de Alemania, recibirá un llamado ‘booster’, es decir, un acelerador que le permititá realizar operaciones informáticas paralelas en los elementos más adecuados del clúster, según el proyecto Top500, ránking que clasifica las máquinas de computación de alto rendimiento más potentes del mundo. El dispositivo se encuentra en el Centro de Investigación Jülich (Forschungszentrum Jülich) en el estado federal de Renania del Norte-Westfalia, y entró en funcionamiento a finales de junio.

Las supercomputadoras pueden realizar operaciones con números reales con alta precisión, pudiéndose usar para analizar volúmenes gigantescos de datos y para modelar procesos dinámicos complejos. Aunque tienen una amplia aplicación en investigación climática o física cuántica, cada vez se usan más en campos científicos relacionados con el estudio de procesos neuronales y la creación de inteligencia artificial.

Ya durante las primeras pruebas, Juwels demostró un rendimiento de 6.2 petaflops, es decir, 6.2 cuatrillones de operaciones de coma flotante por segundo. La potencia máxima teórica del primer módulo agrupado Juwels puede alcanzar 12 petaflops, lo que se corresponde, aproximadamente, con el potencial de 60.000 computadoras personales modernas, según el centro de investigación. Sin embargo, en unos pocos años podría se cien veces más potente.

Juwels ha sido elaborando por el Centro de Supercomputación de Julich en colaboración con la empresa Partec —especialista en sistemas clúster— y Atos de Francia. En este sentido, el director de Partec, Bernhard Frohwitter, subraya que “la innovación en el campo de los superordenadores proviene actualmente des Europa”.

La supercomputadora Jureca, creada sobre la base del Centro de Investigación de Julich por una empresa rusa T-Platforms, es un reflejo de las ventajas del sistema de clúster. En el ranking Top500 del pasado mes de junio, Jureca ocupa el lugar 38.º, mientras que Juwels se sitúa en el 23.º. Es la misma tecnología, pero con un rendimiento mucho más alto. La arquitectura modular de la supercomputadora Juwels no solo abre nuevas posibilidades de computación, sino que también es una tecnología más económica y que ahorra recursos.

EE.UU. y China a la cabeza del Top500

Hasta el momento, los supercomputadores más potentes se ensamblan en los EE. UU. y China. La calificación Top500 de  junio está liderada por Summit, desarrollado por IBM para el Laboratorio Nacional Oak Ridge del Departamento de Energía de EE. UU. Su velocidad de cálculo es de 122 petaflops, seis veces mayor que la supercomputadora europea más poderosa que opera en el Centro Nacional de Supercomputación de Suiza, que ahora ocupa el sexto lugar en la lista de Top500.

Para estar entre los 10 mejores una computadora tiene que demostrar una velocidad de cálculo de al menos 14 petaflops.

La supercomputadora más potente rusa, la Lomonosov-2, construida por T-Platforms para Universidad Estatal M.V. Lomonósov de Moscú, ocupó el lugar 72.º en el Top500 del junio de 2018.

El próximo objetivo es Exascale

Las supercomputadoras superpesadas ​​de la clase exaFLOPS son el próximo hito de la nueva era de la ingeniería informática. Los sistemas exaflop tendrán una productividad mil veces mayor que los sistemas petaflop. Las computadoras exaflop son hipotéticamente capaces de realizar 1 trillón de operaciones con punto flotante por segundo y no consumir más de algunas decenas de megavatios. El trabajo destinado a la creación de estas sistemas se está llevando a cabo en varios países.

En Alemania Juwels se convertirá en el modelo para la construcción de una computadora exaflop megapotencia. La potencia informática de la futura computadora alemana de alta velocidad será igual a la capacidad total de todas las supercomputadoras de la veintena superior de la clasificación Top500 actual. ¡Y esto es más de 500 petaflops!

Sin embargo, esto no significa que el futuro sistema de la clase exaFLOPS europeo encabezará de inmediato la lista de los supercomputadores más rápidos del mundo, ya que China y los Estados Unidos también están construyendo una nueva generación de superordenadores.

 

Comentarios

Comentarios