Marlenis Sánchez, Ligia Herrera y Geison Tavarez – Estudiantes de matemáticas de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra

Aún en el siglo XXI nos damos cuenta de que la educación en República Dominicana no se encuentra en los mejores puestos a nivel mundial y es una lástima que a pesar de las inversiones que se han realizado en el país, en relación al ámbito escolar, aún continúe la situación. Cada día vemos que estudiantes y maestros salen rumbo a las escuelas a cumplir con su deber, un deber que viene arrastrando un déficit desde varias décadas en relación a los procesos educativos que se implementan.

Hay que reconocer que los procesos educativos son la vía que permiten una buena relación entre los docentes y el alumnado y a la vez ayudan a que constantemente haya una interacción donde se transmitan informaciones. Por esta razón se debe cambiar la metodología que se tiene en el proceso de enseñanza – aprendizaje para así poder tener una educación de calidad.

Es particular ver como algunos de los profesores utilizan métodos que no permiten que los estudiantes adquieran un aprendizaje que utilicen para la vida, porque las técnicas que utilizan ya no están adecuadas a estos tiempos. También puede ocurrir que no se tome en cuenta la diversidad de capacidades y conocimientos que poseen los estudiantes, lo que da paso a que no exista motivación en ellos y pierdan el interés por adquirir saberes. Otro factor muy notable que perjudica nuestro sistema educativo es la redundancia que se presenta a la hora de impartir los contenidos en los diferentes niveles académicos.

Según nuestras conclusiones la forma más idónea de mejorar la problemática es que se hagan mejores planes educativos que ayuden a que el proceso enseñanza-aprendizaje funcione de forma adecuada. Además, el Estado se debe enfocar en crear mejores políticas que contribuyan al mejoramiento de la educación, procurando ofrecer una educación de calidad a toda la población sin distinción racial, económica y social, ya que esta es su responsabilidad.

Nuestra educación necesita un giro estructural que lleve al cambio y al progreso de nuestros alumnos y en definitiva de todo el país. Es bueno siempre tener presente lo que dijo Derek Curtis Bok: “Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignorancia”, lo que nos lleva a concluir que un país sin educación es un país destinado al caos.

Comentarios

Comentarios